Ilustrados comunidad mundial educativa
Inicio | Escribenos
User: Pass: Recordar ó (Registrate!)

| !Publicar Articulo¡

El Sistema Financiero en Venezuela

Resumen: En las diferentes actividades que se desarrollan alrededor del mundo con dinero, bonos, acciones, opciones u otro tipo de herramientas financieras, existen organizaciones o instituciones que se encargan de actuar como intermediarias entre las diferentes personas u organizaciones que realizan estos movimientos, negocios o transacciones.(E)
55,871 visitas
Rating: 0
Tell a Friend
Autor: José Antonio Martínez

En las diferentes actividades que se desarrollan alrededor del mundo con dinero, bonos, acciones, opciones u otro tipo de herramientas financieras, existen organizaciones o instituciones que se encargan de actuar como intermediarias entre las diferentes personas u organizaciones que realizan estos movimientos, negocios o transacciones.

Estas instituciones financieras hacen parte del sistema financiero, el cual se compone de tres elementos básicos:

Las instituciones financieras: Se encargan de actuar como intermediarias entre las personas que tienen recursos disponibles y las que solicitan esos recursos. Hay diferentes tipos de intermediarios financieros, dependiendo de la actividad que se vaya a llevar a cabo: existen los inversionistas institucionales como las compañías de seguros, los fondos de pensiones o los fondos mutuos; los intermediarios de inversión, que son instituciones que atraen dinero u otro tipo de recursos de pequeños inversionistas y los invierten en acciones o bonos formando portafolios de inversión y, finalmente, las instituciones de depósito, de las cuales los bancos son el tipo más conocido.

En este punto también se pueden incluir las instituciones que se encargan de la regulación y el control de los intermediarios financieros, ejemplos de éstos, en Venezuela, son la Superintendencia Bancaria, el Banco de la República, etc.

Los activos financieros: Son las herramientas (títulos) que utiliza el sistema financiero para facilitar la movilidad de los recursos. Éstos mantienen la riqueza de quienes los posea. Los activos financieros son emitidos por una institución y comprados por personas u organizaciones que desean mantener su riqueza de esta forma.

El mercado financiero: En el cual se realizan las transacciones o intercambios de activos financieros y de dinero.

 

Las instituciones del sistema financiero, al ser intermediarias, median entre las personas u organizaciones con recursos disponibles y aquellas que necesitan y solicitan estos recursos. De esta forma, cumplen con dos funciones fundamentales: la captación y la colocación.

La captación, como su nombre lo indica, es captar o recolectar los recursos de las personas. Estas personas pueden realizar depósitos en cuentas de bancos o comprar títulos, siendo posible, en ambos casos, obtener una ganancia, ganancia que muchas veces se da gracias al pago de intereses.

La colocación es lo contrario a la captación. La colocación permite poner dinero en circulación en la economía; es decir, las instituciones financieras toman el dinero o los recursos que obtienen a través de la captación y, con éstos, otorgan créditos a las personas, empresas u organizaciones que los solicitan, o realizan inversiones que les generen ganancias.

Los beneficios provenientes de la existencia de los bancos comerciales son muchos. Algunas transacciones se pueden realizar directamente entre las personas o empresas involucradas en la transacción, sin embargo, existen muchos limitantes que no permiten que las transacciones se realicen de la mejor forma posible. Estos limitantes pueden ser costos altos, falta de información o comunicación entre personas u organizaciones con intereses comunes, etc.

Veamos, a manera de ejemplo, las siguientes situaciones que se presentarían en un mundo sin banca comercial: Una persona que tenga dinero disponible y quiera obtener alguna ganancia con él podría prestarlo, pero posiblemente no conoce personas que lo necesiten y quieran tomarlo prestado y, aún si las conociera, tendría muchos problemas para confirmar que sean personas confiables que le devuelvan el dinero dentro de unas condiciones específicas. Por otro lado, una persona que necesite dinero prestado posiblemente no conozca a alguna que se lo pueda prestar. Esto quiere decir que los bancos comerciales y los bancos en general facilitan las actividades de estas personas y organizaciones. Estos bancos permiten que el dinero circule en la economía, que pase por muchas personas y que se realicen transacciones con él, esto incentiva diferentes actividades económicas y de esta forma se estimula toda la economía.

 

El sistema financiero permite que el dinero circule en la economía, que pase por muchas personas y que se realicen transacciones con él, lo cual incentiva un sinnúmero de actividades, como por ejemplo, la inversión en proyectos que, sin una cantidad mínima de recursos, no se podrían realizar, siendo esta la manera en que se alienta toda la economía.

Finalmente, el sistema financiero ayuda a que la política monetaria que se impone en el país tenga éxito, ello gracias a las modificaciones que constantemente se hacen al encaje bancarioSin embargo, la importancia del sistema financiero para el desarrollo reside tanto en los efectos que debe evitar como en las funciones que debe cumplir. Son muchos los estudios que evidencian una clara correlación entre el desarrollo financiero y el crecimiento económico. Sin embargo, en los últimos años han surgido otros estudios que lo relacionan con la calidad de vida, la reducción de la pobreza, la estabilidad política y el capital humano. Son muchas las funciones vitales que el mercado financiero desempeña, pero hay que tener presente que el sistema financiero es tan necesario como insuficiente para el desarrollo.

Por un lado, el sistema financiero canaliza el ahorro hacia inversión, reduciendo el riesgo de ésta y aumentado las posibilidades de desarrollar proyectos que generen crecimiento, empleo y riqueza. De esta forma, el sistema financiero incrementa la liquidez de aquéllos que la necesitan y que no tienen otra forma de obtenerla y aprovechar las economías de escala. Por otro lado, el sistema financiero transfiere la información del lugar donde surge hacia el lugar donde se necesita, incrementando la eficiencia en la asignación de recursos. El sistema financiero amplia, pues, la capacidad de desarrollo de un país, volviéndose una pieza clave del cúmulo de factores que determinan el nivel de bienestar. Asimismo, pese a la clara dificultad de correlacionar variables de tipo financiero y humano, varios estudios muestran claras correlaciones estadísticas entre los niveles de desarrollo financiero y los niveles de capital humano, empleo, salarios y oportunidades de crecimiento. Así pues, en positivo, podemos concebir el sistema financiero como un bien público.

 

A su vez, conviene tener presente que el sistema financiero no es sólo un bien público, sino que se trata de un bien público global. Las causas y las repercusiones de las crisis financieras no se encuentran en un único territorio, región, o grupo socioeconómico. De igual forma, independientemente de la gestión financiera de un país, su sistema financiero puede verse desestabilizado por causas que se escapan de su control. Así pues, si bien es cierto que un mayor grado de solidez confiere mayor autonomía a un sistema financiero determinado, éste siempre dependerá de acciones exógenas. Por otro lado, el sistema financiero produce efectos a escala mundial que tienen sus causas en cualquier parte del mundo y en la actuación de cualquier corporación pública o privada. Los beneficiarios del sistema financiero somos todos, al igual que una crisis del mismo nos afecta a todos, independientemente de nuestra ubicación geográfica o socioeconómica. A su vez, conviene tener presente que un sistema financiero autárquico, que no se viera tan afectado por los acontecimientos en otros países, no podría desempeñar eficaz y eficientemente su función, y que, por tanto, el sistema financiero necesita ser global.

Quizás la característica más enfatizada del sistema financiero haya sido ésta: su globalización. El sistema financiero es el máximo exponente del proceso de globalización en curso que cada vez comprende a más sectores, económicos y no-económicos, de nuestra sociedad. Dicho proceso de globalización proporciona una serie de ventajas (más fácil acceso al capital, a la información, mayores oportunidades de negocio, etc.), pero también de desventajas (efectos de contagio, mayor vulnerabilidad ante las actuaciones de terceros, pérdida de autonomía en cuestiones monetarias, etc.). Nos encontramos, por tanto, con que existen prácticas y normas cada vez más universalizadas en un mundo de marcadas diferencias y desigualdades a todos los niveles. Se requiere entonces de sistemas financieros que, en concordancia con la arquitectura financiera global, contemplen las especificidades del país o la región concreta, especialmente su grado de desarrollo. Es obvio que el mercado estadounidense presenta un estado de desarrollo diferente al de Bolivia o Corea y que, por consiguiente, el conjunto de reglas por el que debe regirse también ha de ser diferente. Así pues, los países en vías de desarrollo deben adaptar el tipo de regulación y supervisión financiera a su nivel de desarrollo.

 

Los mercados financieros deben, por tanto, regularse para minimizar las posibilidades de inestabilidad y crisis y potenciar sus efectos positivos. Es necesario, pues, examinar su funcionamiento específico para poder establecer unas reglas del juego que lo fortalezcan. A su vez, dichas reglas deben comprender un sistema de incentivos que tienda a minimizar los fallos del mercado financiero y promuevan la distribución del poder.

Aunque no procede en esta nota desarrollar un análisis detallado del mercado financiero, conviene conocer sus principales fallos. En primer lugar, como la mayoría de males públicos, la inestabilidad financiera genera externalidades negativas. Dichas externalidades, al contrario de lo que muchos piensan, son no-pecunarias y, por tanto, no regulables por el mercado, pues la excesiva volatilidad de un mercado, fruto del riesgo inherente a su funcionamiento, no puede regularse mediante el mecanismo de precios (el tipo de interés), pues, al igual que la contaminación, sus causas y víctimas son demasiado difusas para que sean perfectamente identificadas.

En segundo lugar, los mercados financieros padecen graves asimetrías informativas que se traducen en problemas de azar moral, selección adversa y equilibrios múltiples.

Son muchos los mercados que justifican su regulación en base a estos errores, sin embargo el caso de los mútliples equilibrios es específico de los mercados financieros. Los equilibrios múltiples son fruto de las expectativas de futuro que rigen los precios de los activos financieros. La incerteza subyacente a dichas expectativas, hace posible la coexistencia de mercados en crecimiento con malas expectativas de futuro que pueden ser la causa de las próximas crisis si, fruto del comportamiento racional masivo y de los efectos económicos irracionales, éstas llegan a concretarse.

El reconocimiento de los equilibrios múltiples ha inducido a conceptualizar otro tipo de crisis diferentes a las causadas por la mala gestión macroeconómica. A diferencia de los años 80, hoy en día las condiciones macroeconómicas han dejado de considerarse el único determinante de las crisis financieras. Sin desconsiderarlas, la literatura más reciente concibe otro tipo de inestabilidades financieras, llamadas autogenerativas, desvinculadas de la gestión macroeconómica, como la acaecida en el Sudeste Asiático. De esta forma, es posible distinguir dos tipos de crisis financieras (Eichegreen, Rose y Wysplosz, 1996), aquéllas causadas por fundamentos macroeconómicos incorrectos y aquéllas que se autogeneran o retroalimentan. Estas últimas, son impredecibles y siguen patrones similares a los estudiados por las teorías del caos.

El conjunto de prácticas para garantizar la estabilidad financiera se vuelve pues amplio y complejo. En primer lugar, la regulación financiera requiere de capacidades institucionales de las que la mayoría de países en vías de desarrollo carecen. A su vez, la liberalización tampoco es una solución plausible para estos países pues, sin el marco institucional adecuado, acaba provocando la concentración del poder, el establecimiento de redes clientelares y graves vulnerabilidades. Lejos de ser un ejemplo, conviene tener presente que el mercado financiero estadounidense es uno de los mercados más regulados del país. A su vez, conviene concebir la liberalización no como un fin, sino como un medio para lograr la estabilidad financiera.

Los mercados financieros emergentes necesitan tanto de una arquitectura financiera global que contemple sus especificidades y los protega como de un sistema regulatorio endógeno que aumente su seguridad y credibilidad y les proporcione acceso al crédito internacional. La regulación de los mercados financieros debe, pues, priorizarse en la agenda política de estos países si desean aumentar su capacidad y oportunidades de desarrollo. La estabilidad y la sostenibilidad del sistema financiero no parecen haber recibido la atención necesaria por parte de los países en vías de desarrollo. La mayoría de países en vías de desarrollo carecen de estándares de contabilidad homogéneos, de transparencia, de limitaciones a los flujos de capital a corto plazo y especulativos, de regulaciones sobre la composición y estructura del sector bancario, de requerimientos de capital mínimo acordes con el volúmen y el tipo de préstamo, de organismos de supervisión adecuados e independientes, de controles sobre el volemen de inversión en cartera en relación a la inversión directa, de fondos de garantía de depósitos, etc. Carecen, pues, de las reglas del juego necesarias para reducir la vulnerabilidad de su sistema financiero y aumentar su independencia frente a las oscilaciones del mercado global.

Sin embargo, la estabilidad de un sistema financiero depende también fuertemente de la estructura y funcionamiento del sistema financiero a nivel global. La competencia por el crédito entre países en vías de desarrollo crea claros incentivos a reducir los requerimientos de capital o los de deuda a corto que, a su vez, incrementan el riesgo de la inversiones y ponen en peligro los puestos de trabajo, los salarios reales y el bienestar del país. Dicho aumento del riesgo, en su mayor parte corre a cargo del país acreedor, como demuestran las recientes crisis, cuyos costes sobre todo han recaído sobre los países en vías de desarrollo. Asimismo, dicho aumento del riesgo tampoco se distribuye uniformemente dentro del país acreedor, sino que son los pequeños accionistas y los depositantes los que, en términos relativos, principalmente soportan el coste. Así pues, el fortalecimiento del sistema financiero en los países en vías de desarrollo debe verse acompañado por cambios a escala global que contemplen sus necesidades.

En primer lugar, la arquitectura financiera global necesita el reconocimiento explícito de responsabilidades para acreedores y deudores, en contra de la postura prevalente de los países desarrollados que continúan apoyando una aproximación individualizada por país que les permita retener y ejercer su poder económico e institucional. El sistema financiero global se encuentra compuesto por múltiples instituciones con diferentes características y competencias, generalmente descoordinadas y con una estructura de gobernación que no responde a los principios de participación y transparencia. Los préstamos y el acceso al prestamista de último recurso se vinculan a condiciones ex ante específicas según el país y que, muchas veces, responden a los intereses de los países acreedores. Asimismo, la regulación ex post es prácticamente inexistente, no exigiéndose responsabilidades a las grandes corporaciones acreedoras por sus políticas crediticias.

En segundo lugar, el sistema financiero necesita a nivel global de mayor transparencia y difusión de información acerca de las actividades y la contabilidad tanto de las instituciones financieras públicas como privadas. Esto es necesario para realizar préstamos y decisiones de inversión prudentes y para que las autoridades puedan implementar medidas de regulación y supervisión efectivas.

En tercer lugar, se hace absolutamente necesario un control de los movimientos de capital y especialmente de aquellos que impliquen un intercambio de divisas y que excedan de un determinado volumen que pueda comprometer las reservas de un determinado país y por tanto, su balanza de pagos, tipo de cambio, volumen de exportaciones, producción, empleo y bienestar deberían regularse mediante su seguimiento e imposición. Por ejemplo, el impuesto propuesto por Tobin del 0,1% sobre todo intercambio de divisas, no sólo supondría un freno a los movimientos especulativos, sino que proporcionaría entorno a 100.000.000 millones de dólares anuales que podrían utilizarse como reservas mundiales o para programas de ayuda al desarrollo. Dicho impuesto, debería, a su vez, ser regresivo en cuanto al periodo de maduración de la inversión, gravando en mayor medida las inversiones más especulativas.

 

Las propuestas acerca de la regulación financiera son muchas y varían según la coyuntura. Las lecciones de las crisis incrementan nuestra comprensión de un fenómeno cuyos efectos aún nos son en gran medida desconocidos. La dinámica del sistema financiero exige de regulaciones que desincentiven la concentración del poder implícita en la eficiencia financiera. El surgimiento de movimientos y organismos como el ATTAC y el Comité de Basilea muestran la sensibilidad internacional surgida a este respecto. Sin embargo, aún se carece del consenso necesario para la implementación eficaz de medidas regulatorias. Existen claros desacuerdos en el tipo de medidas conducentes a la estabilidad y la sostenibilidad de los mercados financieros. Dichos desacuerdos son fuente en sí mismos de inestabilidad y causa de las marcadas desigualdades en cuanto poder y de la falta de aplicación de los principios de participación, transparencia y responsabilidad que debieran regir las instituciones internacionales.) El encaje bancario es una herramienta utilizada por la autoridad monetaria (el Banco de la República, en el caso de Venezuela) para cumplir sus metas con respecto a la cantidad de dinero en circulación en la economía, las tasas de interés, la inflación, etc.

 

DECRETO N° 411   21 DE OCTUBRE DE 1999

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA IGNACIO ARCAYA ENCARGADO DE LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

En ejercicio de la atribución que le confiere el ordinal 8° del artículo 190 de la Constitución y de conformidad con lo dispuesto en los literales d) y I) del numeral 4 del artículo 1 ° de la Ley Orgánica que autoriza al Presidente de la República para Dictar Medidas Extraordinarias en Materia Económica y Financiera Requeridas por el Interés Público, públicada en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 36.687 de fecha 26 de abril de 1999, en Consejo de Ministros,

CONSIDERANDO:

Que con el objeto de reestructurar el conjunto de instituciones financieras públicas, a fin de adaptarlo a la estrategia de desarrollo económico planteada por el Ejecutivo nacional dentro de un sistema único, orgánico, coherente y eficiente, con la finalidad de coadyuvar a la mejor ejecución de la política económica del Estado, es conveniente establecer un marco legal estructural apropiado y actualizado para las instituciones financieras públicas del Estado venezolano, capaz de traducir y canalizar las políticas públicas formuladas por el Gobierno,

CONSIDERANDO:

Que para el logro de los fines del Estado se requiere la coordinación adecuada de los distintos organismos que conforman el sector encargado de la formulación y estimulación para la inversión, en aplicación de la política económica y financiera del país,

TÍTULO l, Disposiciones Generales

CONSIDERANDO:

Que para lograr la reducción de los gastos, es necesario establecer un mejor sistema de control de gestión y coordinación de los entes, así como adecuar su asignación o integración a los Ministerios,

CONSIDERANDO:

Que se requiere, para lograr estos objetivos, dictar normas que regulen los entes financieros del Sector Público relacionados con los sectores industrial y agropecuario, con el propósito de reestructurar los esquemas de financiamiento para su desarrollo, y con vista a su unificación para potenciar la estructura financiera destinada a una mejor ejecución de la política sectorial de asistencia integral y crediticia,

 

 

DICTA

el siguiente,

DECRETO CON RANGO Y FUERZA DE LEY MARCO QUE REGULA EL SISTEMA FINANCIERO PÚBLICO DEL ESTADO VENEZOLANO

TÍTULO l, Disposiciones Generales

Artículo 1 °

Se crea el Sistema Financiero Público del Estado Venezolano, a los fines de:

a) Dinamitar el sector productivo nacional en función de las políticas sectoriales en el área de la producción.

b) Concentrar en un solo ente la coordinación de políticas financieras, que las asocie estrechamente a la formulación de las políticas sectoriales de producción.

c)      Establecer el control y supervisión de la gestión financiera y crediticia del Estado.

d) Establecer los medios para optimizar la eficiencia y eficacia del Gasto Público, inherente a los recursos que asigne el Ejecutivo Nacional a las instituciones que conforman el sistema financiero público del Estado venezolano.

e) Establecer modalidades de supervisión y control, que garanticen el cumplimiento de los objetivos perseguidos en la asignación de recursos destinados al financiamiento de los sectores agropecuarios, industrial, artesanal y exportador, para la atención de la pequeña y mediana industria, pequeña y mediana empresa y microempresas.

f)   Adecuar el Sistema Financiero Público del Estado a las exigencias del proceso globalizador que actualmente impera en la economía mundial.

Artículo 2 °

El Sistema Financiero Público está conformado por:

a)   El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo;

b)   La Coordinación Financiera Pública del Ministerio de Finanzas;

c) El Fondo para el Desarrollo del Sector Agropecuario, Pesquero, Forestal (FONDAPFA);

y Afines

d)   El Fondo de Crédito Industrial (FONCREI);

e)      El Banco Industrial de Venezuela, C.A. (BIV);

f)       El Banco del Pueblo Soberano, C.A.;

g)      Las Coordinaciones de Asistencia Integral;

h)      El Fondo de Inversiones de Venezuela;

i)       El Banco de Comercio Exterior, C.A. (BANCOEX); y

j)         Cualquier otro ente, organismo o servicio cuyas características y funcionamiento sean afines con los objetivos perseguidos por este Decreto-Ley, y así se disponga en el respectivo instrumento de creación o regulación.

TÍTULO ll, Del Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo

Artículo 3°

Se crea el Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo el cual estará integrado por funcionarios de alto nivel del Ministerio de Planificación y Desarrollo, del Ministerio de Finanzas y del Ministerio de la Producción y el Comercio; los cuales serán designados por sus Ministros; y tendrá por objeto la definición, recomendación y evaluación de políticas financieras y crediticias dirigidas al Sistema Financiero Público. Igualmente, podrán integrarlo representantes debidamente designados de cualquier otro Ministerio vinculado a las políticas sectoriales sometidas a consideración del Consejo, cuando así se requiera.

El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo estará presidido por el representante del Ministerio de Planificación y Desarrollo y contará con una Secretaría Técnica que funcionará en el Ministerio de Planificación y Desarrollo, la cual estará dirigida por un Secretario Ejecutivo designado por el titular de dicho despacho ministerial.

Artículo

El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo tendrá las siguientes funciones:

a)    Armonizar las políticas sectoriales emanadas de los respectivos ministerios, a ser cumplidas por los entes financieros públicos, con la ejecución de los planes de desarrollo nacional, considerando el resultado de los estudios e investigaciones que realicen las Coordinaciones de Asistencia Integral.

b)   Definir los lineamientos a ser cumplidos por los entes financieros públicos, de acuerdo a las políticas sectoriales establecidas por los respectivos ministerios.

c) Proponer a la Coordinación Financiera Pública políticas crediticias del Sistema Financiero Público en adecuación a las políticas sectoriales dictadas por los respectivos ministerios y conforme a la legislación vigente en la materia.

d) Recomendar a la Coordinación Financiera Pública estrategias para los entes financieros públicos, que garanticen el éxito de las políticas sectoriales.

e) Evaluar el grado de coherencia de las políticas a ser instrumentadas por los entes financieros públicos con las estrategias de desarrollo económico elaboradas por el Ministerio de Planificación y Desarrollo, así como con las políticas sectoriales de los respectivos Ministerios.

f)    Establecer vínculos permanentes con los Consejos de Desarrollo Industrial y de Desarrollo Comercial, y de otros sectores vinculados con el Sector Financiero Privado, a los fines de promover acciones concertadas con estos sectores.

g)   Cuando lo considere necesario, constituir comisiones y grupos de trabajo especiales para el tratamiento de temas de interés, asignándoles tareas específicas.

Parágrafo único:

Los gastos para el funcionamiento del Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, serán cubiertos con aportes del Ejecutivo Nacional.

Artículo 5°

El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo determinará su régimen de funcionamiento y la periodicidad de sus reuniones.

Artículo 6°

El Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, a través de su Presidente, informará periódicamente al Gabinete Económico sobre los avances alcanzados en materia de política sectorial.

TÍTULO lll, De la Coordinación Financiera Pública

Artículo 7°

La Coordinación Financiera Pública tendrá por objeto, ordenar y lograr una mayor coherencia y eficiencia en la política económica y financiera del Estado, que garantice la optimización del uso de los recursos destinados al financiamiento y desarrollo de los sectores industrial, artesanal, exportador, agropecuario, pesquero y forestal dirigidos a la pequeña y mediana industria, a la pequeña y mediana empresa, y a la microempresa.

Parágrafo único:

La Coordinación Financiera Pública formará parte de la estructura organizativa del Ministerio de Finanzas. El Reglamento Orgánico de dicho Ministerio que habrá de dictarse de conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica de la Administración Central, contemplará la conformación de esta Coordinación.

Artículo 8°

Las funciones de la Coordinación Financiera Pública son:

a) Velar por la ejecución de las políticas sectoriales de desarrollo definidas por el Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo.

b) Velar por la asignación óptima de los recursos que serán administrados por los entes financieros públicos.

c)   Elaborar el programa financiero para las Instituciones del Sistema Financiero Público.

d)    Planificar, organizar, dirigir y controlar todas las actividades necesarias para que se cumplan las políticas y planes de financiamiento, propuestas por el Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo.

e) Orientar el proceso de programación, elaboración presupuestaria, ejecución, vigilancia y control de los programas financieros y presupuestarios de los entes financieros públicos.

f)      Supervisar los procesos administrativos sancionatorios cuando fuese necesario.

g) Mantener permanentemente informado al Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, del cumplimiento de las políticas sectoriales.

h)    Representar, cuando el Ministro de Finanzas así lo determine, al Sistema Financiero Público ante las instancias que así lo ameriten, en especial el Banco Central de Venezuela y otros entes regulados por la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras, la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras, el Consejo Bancario Nacional, en la adopción de decisiones que puedan incidir en el funcionamiento del Sistema Financiero Público del Estado venezolano.

i)    Asistir en el proceso de negociación de los programas a financiar con créditos externos, destinados al Sistema Financiero Público del Estado venezolano, a los fines de dar cumplimiento a los lineamientos propuestos por el Consejo Técnico Financiero, así como velar por la racionalidad financiera de tales operaciones.

j)         Cualquier otra que determine el Ministro de Finanzas.

 

Artículo 9°

Las funciones de la Coordinación Financiera Pública, en lo que respecta a los entes financieros públicos constituidos bajo la forma de Sociedad Mercantil, que realicen intermediación financiera conforme a la Ley General de Bancos y otras Instituciones Financieras, estarán orientadas sólo hacia aquellos proyectos cuyos recursos provengan del Ejecutivo Nacional.

Artículo 10

La Coordinación Financiera Pública, en lo que respecta a los institutos autónomos integrantes del Sistema Financiero Público tendrá, además de las atribuciones previstas en el artículo 8° de este Decreto-Ley, las siguientes:

a) Evaluar el presupuesto general de gastos e inversión de cada uno de los entes financieros públicos coordinados.

b)   Asegurar que tales entes financieros públicos tengan procedimientos adecuados para vigilar y controlar sus actividades.

c) Supervisar y regular los entes financieros públicos a los que se refiere este artículo, en la realización de las actividades crediticias tanto del sector agropecuario, como industrial.

d) Intervenir los institutos autónomos a los que se refiere este artículo, cuando lo determine el Presidente de la República en Consejo de Ministros.

e) Hacer seguimiento de las actividades a cumplir por los entes financieros públicos a los que se refiere este artículo.

f) Inspeccionar y fiscalizar a los institutos autónomos pertenecientes al Sistema Financiero Público, a los que se refiere este artículo.

Artículo 11

La Coordinación Financiera Pública evaluará y hará seguimiento a las operaciones que realicen organismos privados, con recursos provenientes de los organismos crediticios del Sistema Financiero Público del Estado Venezolano, destinados a la ejecución de proyectos de carácter social y desarrollo económico.

Artículo 12

A los fines de cumplir con sus funciones, la Coordinación Financiera recibirá de los entes financieros públicos la siguiente información:

a)   Informe de gestión trimestral indicando,

-    Número, monto y condiciones de los créditos concedidos.

-      Estimaciones del incremento de la producción asociados a dichos créditos - Cobranzas

- Indice de morosidad de cartera - Otros.

b)   Informe de ejecución física y financiera.

c)   Informe contentivo de estados financieros

d)   Otros que considere el Reglamento.

Parágrafo único:

La información a la que se refiere el literal c), sólo la suministrarán las instituciones financieras integrantes del Sistema Financiero Público a las que se refiere el artículo 10 del presente Decreto-Ley.

TÍTULO IV, De los Entes Financieros Públicos

Artículo 13

Los entes financieros públicos que conforman el Sistema Financiero Público al que se refiere el artículo 2° del presente Decreto-Ley, se regirán por sus leyes especiales y ajustarán sus procedimientos internos a los fines de este Decreto-Ley.

TÍTULO V, De la Coordinación de Asistencia Integral

Artículo 14

Para el desarrollo de las actividades de asistencia técnica, adiestramiento, capacitación, promoción y creación de pequeñas y medianas empresas, pequeñas y medianas industrias, artesanal, microempresas, economías populares y cooperativas, así como cualquier otro servicio vinculado a los sectores industrial, agropecuario, pesquero, forestal y afines, se crearán dentro de las estructuras de FONDAPFA y FONCREI, sendas Coordinaciones de Asistencia Integral.

Artículo 15

Las Coordinaciones de Asistencia Integral canalizarán recursos para cumplir, entre otras, con las siguientes funciones:

a) Apoyar a los órganos rectores de los sectores agropecuarios e industrial, en la identificación de proyectos.

b)   Brindar asistencia técnica y capacitación a los productores agrícolas, pequeños y medianos empresarios e industriales, en sectores, renglones y regiones adecuadas.

c) Impulsar el desarrollo agropecuario e industrial hacia la competitividad, calidad, productividad, innovación tecnológica y preservación del medio ambiente.

d) Participar en la identificación de técnicas y estrategias de producción que impulsen la competitividad del producto o servicio, mediante la aplicación de tecnologías apropiadas.

e)      Identificación de necesidades de adiestramiento del recurso humano.

f)   Aportar información a los entes rectores de los sectores agropecuario e industrial, en cuanto a situación de regiones, sectores, cultivos, experiencias previas, y proyecciones económicas.

 

g) Establecer convenios de cooperación con instituciones educativas, de investigación, desarrollo tecnológico y capacitación, para apoyar a las pequeñas y medianas empresas industriales, agrícolas, pesqueras, forestal y afines.

h) Participar en la identificación de nuevos productos y servicios en adecuación a las necesidades reales del mercado.

i)      Participar en la identificación de nuevos mercados nacionales e internacionales.

TÍTULO VI, De las Políticas Sectoriales

Artículo 16

Los Ministerios sectoriales tendrán a su cargo la formulación de las políticas, estrategias y planes, así como la definición de acciones relacionadas con el desarrollo industrial, turístico, artesanal, exportador, agropecuario, pesquero, forestal y afines, conducentes a la producción de bienes y servicios. Tales formulaciones y definiciones serán sometidas a la consideración del Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo, a los fines de definir, evaluar y recomendar a la Coordinación Financiera Pública la modalidad financiera y crediticia de los proyectos que considere viables.

TÍTULO VII, De los Registros Nacionales de Activos

Artículo 17

Se crean el Registro Nacional de Activos Industriales y el Registro Nacional de Activos Agropecuarios, con el fin de respaldar las operaciones crediticias del Sistema Financiero Público objeto de este Decreto-Ley, mediante el otorgamiento de certificados oficiales de registro, que den fe de la ubicación de los bienes dados en garantía por parte de los beneficiarios de los créditos.

El Registro Nacional de Activos Industriales y el Registro Nacional de Activos Agropecuarios funcionarán dentro de las estructuras organizativas del Fondo de Crédito Industrial (FONCREI) y el Fondo de Desarrollo Agropecuario, Pesquero, Forestal y Afines (FONDAPFA) respectivamente.

Las normas operativas de los Registros Nacionales de Activos a los que se refiere este artículo, serán desarrolladas en los respectivos reglamentos internos de FONCREI y FONDAPFA respectivamente.

TÍTULO VIII, Disposiciones Finales

Artículo 18

Las actividades y operaciones a las que se refiere este Decreto-Ley, deberán realizarse de conformidad con sus disposiciones, las demás leyes aplicables, los reglamentos que dicte el Ejecutivo Nacional, así como las resoluciones emanadas del Ministerio de Finanzas y del Consejo Técnico Financiero para el Desarrollo.

Dado en Caracas, a los veintiún días del mes de octubre de mil novecientos noventa y nueve.

 

TRABAJO HECHO POR:  JOSÉ ANTONIO MARTINEZ

TELF: 04145704684.

CORREO ELECTRONICO: venezuela54@hotmail.com

Articulos relacionados:
Cada día más Marketing
Resumen:
Cada día mas participa el marketing en el desarrollo de los negocios, al evolucionar en las empresas de la simple venta de un producto o servicio. La dinámica del mercade...
CRM: Customer Relationship Management
Resumen:
La importancia de una estrategia CRM en una empresa. Proceso de Implementación de CRM. Software de CRM. Las Estadísticas. Futuro de esta popular tendencia del mercado. Có...
Características de las S.A.C.A. y S.A.I.C.A.
Resumen:
Sociedad anónima de capital autorizado (S.A.C.A). Sociedad anónima inscrita de capital abierto (S.A.I.C.A.).(V)
Gestión del conocimiento cooperativo - Doctrina cooperativa
Resumen:
Historia del Cooperativismo. Símbolos del cooperativismo. Declaración sobre la identidad cooperativa (ACI). Cooperativismo Internacional. Cooperativismo en el Perú. Funda...
El Arte de la Estrategia El Arte de la Guerra II (Sun Bin)
Resumen:
Continuación de "El Arte de la Guerra" de Sun Tzu. Fue discípulo suyo y complementa sus enseñanzas.
Copyright © 2011 ilustrados.com, Monografias, tesis, bibliografias, educacion. Tofos los temas y publicaciones son propiedad de sus respectivos autores ©